domingo, 16 de diciembre de 2012

Visita al Atomium con los Niños


Cuando llegamos a los pies Atomium lo primero que nos sorprendió fueron sus dimensiones, nos imaginábamos un "edificio" más pequeño, en realidad su altura es de 102 metros lo que nos hizo sentir unos enanos ante esté átomo gigante, aunque sería más apropiado llamarlo "Cristalium" ya que representa un cristal de hierro ampliado miles de millones de veces. Se trata de una construcción inclasificable a medio camino entre la escultura y la arquitectura, construido con motivo de la Exposición Universal de 1958 que se celebró en esta ciudad.
El Atomium se encuentra en el parque "Brupark", en las afueras de la ciudad a tan solo 30 minutos en autobús , aunque nosotros fuimos en coche y no tuvimos dificultades para encontrar sitio para aparcar, eso sí, de pago.
A continuación nos alegramos de haber reservado las entradas con antelación pues la verdad es que la cola era considerable. También cogimos unas audioguías, lo cual fue un acierto pues pudimos obtener información adicional de la visita.
La visita se inicia subiendo a la esfera superior por un ascensor,  una maravilla de la ingeniería , en su época el más rápido de Europa.
Desde esta esfera se ve una panorámica espectacular de Bruselas de 360 º. A los pies del Atomium podemos observar el "Mini Europe" un parque con reproducciones a escala de los edificios más emblemáticos de Europa. España está representada por la catedral de Santiago, la Maestranza de Sevilla y el Monasterio de El Escorial. Al lado del Mini Europe podemos ver unos enormes toboganes rojos y amarillos que corresponden al Oceade, un parque acuático que funciona también en invierno. También podemos observar un conjunto de casas, que corresponde a lo que se llamó "Belgique joyeuse" (la alegre Bélgica), una reconstrucción de un pueblo belga con multitud de bares y restaurantes.



Desde esta esfera podemos observar también la Basílica Nacional del Sagrado Corazón, el Palacio Real (residencia del Rey) y el Pabellón de Estados Unidos de América para la Expo 58.
Si subimos por la escalera a otro nivel de la esfera (cada esfera tiene 2 niveles) , nos encontramos en el Restaurante panorámico. Se recomienda reservar y tienen menú para niños.
Para continuar la visita hay que bajar de nuevo por el ascensor e ir accediendo a las esferas por los "pasadizos" que comunican unas esferas con otras. Da la sensación de viajar al espacio.

Lo primero que nos encontramos , en la primera esfera, es una exposición permanente de la historia de la Exposición Universal de 1958 y de la construcción del Atomium: qué significó, por qué tiene esa forma, quien la construyó etc. En el año 58 la Exposición Universal tenía como lema la ciencia, en esa época la gente tenía la esperanza de que la ciencia resolvería todos nuestros problemas y el Atomium representaba esa idea de progreso.

En la siguiente esfera nos encontramos una exposición temporal de diseño: "Intersections 2" una exposición de diseño que a los niños les gustó mucho: tumbonas hechas de cartón, sillas múltiples etc
La siguiente esfera es  la Bola de los Niños  aunque no se puede visitar sin reserva ,y está fuera del recorrido de la visita. Se encuentra accesible a grupos escolares de primaria (6-12 años) que hayan reservado. Los niños se quedan a dormir allí, en las "gotas de lluvia", que son grandes "camas colgantes" creadas por una diseñadora española: Alicia Framis y pueden disfrutar de una hermosa panorámica nocturna de la ciudad. El precio es de 25 euros por noche y niño.

Para finalizar la visita bajaremos por un tubo con luces y música, te da la sensación de estar en una película de ciencia ficción de esa época, tipo "Star Trek". A continuación os ponemos un video.

video

El slogan de la Exposición Universal de Bruselas de 1958 fué:" El balance de un mundo, por un mundo más humano" y pretendía ser el reflejo de una sociedad que confía en su futuro y es optimista en cuanto al futuro de la humanidad...............
La verdad es que la visita ha sido muy interesante y ha merecido la pena .

Si te interesa , puedes leer estos otros artículos: Viaje a FlandesBruselas y los NiñosBrujas y los NiñosLeyendas de Flandes.

¡Hasta la próxima Atomium!



4 comentarios:

  1. Podesis poner vuestros comentarios, preguntas o dudas, intentaremos resolverlas en la medida de nuestraposibilidades.

    ResponderEliminar
  2. Hola! la descripción que haces es fantástica, de verdad que no habíamos pensado nunca en viajar a Bélgica pero ahora sí nos lo planteamos para el verano. Te quería preguntar si recomiendas algo más para visitar además de Bruselas y Brujas

    ResponderEliminar
  3. Nosotros hemos visitado Gante y nos ha parecido una ciudad espectacular, nos hubiera gustado haberla visitado mejor. Y también Amsterdam, está un poco lejos (unos 200 kilómetros) pero merece la pena, es una ciudad preciosa con mucho encanto.
    Ah! Un consejo para comer en Bruselas, en el Restaurante Chez Leon, muy céntrico y cerca de las Galerias Hubert los niños comen gratis!!!!!! y se come bastante bien, aunque hay que tener cuidado con lo que se pide para que no se vaya de precio.
    Gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, sólo quería decir que a mi Gante me pareció fenomenal, merece una visita sin duda. Antonio.

    ResponderEliminar

Estamos encantados de que pongas tu opinión , sugerencia, pregunta o lo que quieras